Sentencia Tribunal Supremo por una estafa con Bitcoin: q es bitcoin? q se restituye? cómo se repara el daño?

Buenas tardes / noches!

Les comparto muy interesante y reciente sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de España, Nº 998/2018 del 20 de junio de 2019, relacionada con una estafa realizada con bitcoins, por una empresa de trading.

Destaco lo siguiente:

  • ¿qué es bitcoin?
    •  “una unidad de cuenta de la red del mismo nombre. A partir de un libro de cuentas público y distribuido, donde se almacenan todas las transacciones de manera permanente en una base de datos denominada Blockchain, se crearon 21 millones de estas unidades, que se comercializan de manera divisible a través de una red informática verificada”.
    • “un activo patrimonial inmaterial, en forma de unidad de cuenta definida mediante la tecnología informática y criptográfica denominada bitcoin, cuyo valor es el que cada unidad de cuenta o su porción alcance por el concierto de la oferta y la demanda en la venta que de estas unidades se realiza a través de las plataformas de trading Bitcoin
    • un activo inmaterial de contraprestación o de intercambio en cualquier transacción bilateral en la que los contratantes lo acepten, pero en modo alguno es dinero
  • ¿Qué se restituye?
    • “por más que la prueba justificara que el contrato de inversión se hubiera hecho entregando los recurrentes bitcoins y no los euros que transfirieron al acusado, el Tribunal de instancia no puede acordar la restitución de los bitcoins”
  • ¿Cómo se repara el daño e indemnizan los perjuicios?
    • retornado a los perjudicados el importe de la aportación dineraria realizada (daño), con un incremento como perjuicio que concreta en la rentabilidad que hubiera ofrecido el precio de las unidades bitcoin entre el momento de la inversión y la fecha del vencimiento de sus respectivos contratos.” 

Si quieren leer la sentencia completa, hacer click aquí

 

 

Libra = ¿riesgos y oportunidades? La regulación: ¿se enfocará en el futuro a “romper” concentraciones digitales, a una regulación más efectiva o trabajará sobre ambos puntos?

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy presentamos con @ivarese en el Centro de Innovación y Emprendedurismo de la Universidad ORT sobre el tema de referencia.

Como aspectos principales me gustaría destacar que sin duda Libra ofrece muchas oportunidades pero también implica riesgos. 

Se busca “Ofrecer una moneda sencilla y global, y una infraestructura financiera que empodere a miles de millones de personas.” Se quiere reinventar el dinero, transformar la economía global y mejorar la vida de las personas en todo el mundo. 

El punto de partida es que: (1) el 31% de la población global no está bancarizada -hay una franja de 1700 mill, pero 1000 mill sí poseen un móvil y 500 mill acceso a Internet-; (2) las transferencias internacionales son lentas (3-5 días) y costosas (aprox. 7% del envío) – y  las personas con menos recursos son las que más pagan-; (3) el 85% de las transacciones globales usan efectivo y  las empresas minoristas pierden mucho dinero por robos; y (4) con blockchain, el acceso abierto, la criptografía, controlando la volatilidad y generando casos de uso que faciliten la escalabilidad y la masificación, todo lo anterior se puede resolver

Se quiere que transferir dinero de forma global sea tan fácil y accesible como enviar un WhatsApp. Para esto trabajan en: 1.Facilitar mover dinero globalmente, 2.Bajar los costos, 3.Dar acceso, 4.Herramientas simples: smartphones + Internet, 5.Mantener el valor estable, 6.Mayor rapidez, 7.Moneda global, 8.Casos de uso, 9.Confiabilidad.

Quieren que sea: sencilla, inclusiva y global. Para esto: (1) utilizan la tecnología blockchain, al principio será permisionada, (2) generan una reserva de activos reales para que el valor sea estable, (3) crean la Asociación Libra que la gobernará (organización de miembros independiente y sin fines de lucro, con oficinas generales en Ginebra, Suiza, son 28 miembros fundadores, se esperan que para el lanzamiento sean 100 y está abierto a que ingresen otros miembros siempre que cumplan con los requisitos), (4) quieren hacer crecer la red, los nodos de validación para que tenga más escalabilidad, y (5) usan un cógido abierto para que se pueda desarrollar el ecosistema de productos y servicios.

Entre las oportunidades se destacan: (i) Mayor acceso a servicios financieros y a capital barato, (ii) Movimiento global, abierto, instantáneo y de bajo costo de dinero, (iii) Más oportunidades económicas y más comercio en el mundo, (iv) Las personas confiarán más en las formas de gobernanza descentralizada, (v) La moneda y la infraestructura financiera global se diseñe y gobierne como un bien público (esto parecería contradecir con que sea una blockchain permisionada — aunque indican que el objetivo es que pase a ser no permisionada), y (vi) que todos somos responsables en contribuir para la inclusión financiera, apoyar la ética y mantener la integridad del ecosistema. 

Sin duda los problemas que identifican son reales, las soluciones pensadas tienen sentido y parece ser una forma muy buena para facilitar la realización de pagos a nivel global, así como para permitir la democratización de los servicios y la inclusión social y financiera. 

Sin perjuicio, surgen muchas preguntas: (i) ¿hay un fin altruista? (2) ¿se crea un nuevo sistema bancario alternativo? (3) ¿se van a explotar los datos de las personas (4) ¿por qué los socios fundadores quieren estar? ¿será que es mejor estar que no estar? ¿se crea un club vip que la gobernará? (5) ¿será una forma de impulsar que las personas dejen el efectivo? (6) ¿será que se quiere copiar el modelo de WeChat?

A la fecha hay muchas preguntas y pocas respuestas. Varios gobiernos y bancos centrales han reaccionado rápidamente a esta gran innovación. Incluso EEUU solicitó que paren la implementación hasta que los reguladores y el congreso tengan la oportunidad de examinar la temática y tomar acciones. En este sentido, el próximo 16 de julio comparecerán ante el Senado y el 17 de julio ante la Cámara de Representantes de EEUU. Entre las principales cuestiones que se difundieron, surgen las siguientes: ¿se afectará la privacidad de los datos, la seguridad nacional y el sistema monetario? ¿se crea un nuevo sistema financiero global con sede en Suiza? ¿Se pretende rivalizar con el el sistema monetario y con el dólar estadounidense? ¿protección regulatoria? ¿peligro para estabilidad financiera global y de EEUU?

Otros gobiernos también se han expedido sobre la temática, en general se requiere más información y preocupa especialmente: (i) la privacidad, (ii) la protección del consumidor, (iii) el LA/FT, (iv) la seguridad, (v) la competencia y (vi) la regulación.

Me resultó muy interesante lo señalado por el Banco de Pagos Internacionales. Reconoce los aspectos positivos del proyecto (como ser: más acceso, más inclusión, desaparece el anonimato y es respaldado por dinero tradicional), pero destaca que los gigantes tecnológicos implican un riesgo para las finanzas y para el sector bancario, hablan de monopolios digitales o datapolios, señalan que deberían cumplir en caso que corresponda con la regulación bancaria y, finalmente destacan, que las empresas tecnológicas tienen ventajas competitivas sobre los bancos porque tienen mucha información de los usuarios. 

Teniendo en cuenta lo señalado por diversas autoridades, creo que los principales retos, son: ¿deberán cumplir con la regulación bancaria? ¿la regulación bancaria debería reverse? ¿necesitarán una licencia? ¿afectarán la competencia? ¿se garantizará la privacidad? ¿cómo se protegerán los datos personales? ¿cómo será el uso de los datos? ¿cómo se protegerá al consumidor? ¿cómo se atenderá el LA/FT? y ¿cómo será la ciberseguridad?

¿Futuro?

Debemos estar atentos a  qué pasa en las próximas comparecencias en el Parlamento de  EEUU y con los Bancos Centrales.

Para un sano ecosistema digital…¿Se enfocarán en el futuro a ”romper” a los gigantes digitales, a una regulación más efectiva e inteligente o se deberá trabajar sobre ambos puntos?
¿Cuáles creen que serán los efectos para el resto del ecosistema?

¿Facilitará la universalización de la tecnología blockchain y de las Fintech? 

Fuentes:

(1) https://libra.org/es-LA/?noredirect=es-419

(2) https://www.diariobitcoin.com/index.php/2019/06/21/maxine-waters-ee-uu-no-puede-dejar-que-libra-de-facebook-compita-con-el-dolar/

(3)  https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/06/21/mercados/1561143479_596939.html

La tecnología es creada por y para el hombre

Las personas tenemos que estar en el centro.

La semana pasada en las Jornadas Nacionales de Telecomunicaciones estuve hablando sobre TICs y Derechos Humanos.

Al final me preguntaron sobre la economía digital, al respecto quiero destacar que:

1- La nueva realidad impacta en todos: ciudadanos, empresas, gobierno, sociedad civil, academia, etc.

2- No podemos hacer de cuenta que esto no pasa, porque sí pasa….

3- Hay que dar las herramientas para que todos seamos parte = confianza + educación + acceso universal a los servicios y a los equipos.

4- Hay que promover la investigación, el desarrollo y la innovación = se necesitan más inversiones y optimizar el uso de los recursos (por ejemplo coordinar y compartir la infraestructura)

5- Desafíos? Muchos… hay que adaptarnos, tomar medidas para que todos seamos parte y atender el futuro del trabajo.

6- Empresas? Deben ser más eficientes, ágiles y tener menos errores (y menos costos) para poder competir… se tienen que transformar digitalmente…. al cliente le es indiferente la forma en que se le presta el servicio, siempre que tenga la misma calidad.

7- Gobierno? Debe promover, dar seguridad y previsibilidad. No permitir asimetrías regulatorias, desarrollar el gobierno electrónico y facilitar que todas las personas puedan acceder a los servicios públicos. La regulación juega un rol esencial, no puede ser una regulación “cualquiera”, tiene que ser a medida, proporcional, idónea y necesaria, para lo cual la “regulación inteligente”, observar, dialogar entre todos los actores y hacerlo de forma “multistakeholders” es fundamental.

En definitiva… las TIC han empoderado a las personas -tenemos más derechos, más libertades, más información, etc…-, pero debemos atender que se respeten nuestros derechos humanos -por ejemplo nuestra privacidad-, y además no podemos dejar a nadie atrás, todos tenemos que ser parte.

Mucho por hacer 💪

¿Los smart contracts… y la ley?

blur-codes-coding-577585

Los Smart Contracts o contratos inteligentes, comenzaron a  ser utilizados en los años 90 por Nick Szabo para desarrollar protocolos entre terceros, pero  han captado la atención tras el desarrollo de la tecnología blockchain, que permite –entre otras cosas- la realización de transacciones de forma automática, sin intermediarios, siendo el sistema quien controla y ejecuta.  

De lo anterior, como indica Lawrence Lessig se desprende cada vez con mayor énfasis que “code is law”, lo cual implica que además de entender el mundo real en que vivimos, también debemos poder comprender el código del mundo digital.  En esta línea, cada vez se habla más sobre la necesidad de que los contratos dejen de escribirse para pasar a ser programados, para lo cual va a ser fundamental poder comprender: lenguaje jurídico, tecnológico y de programación.

Los smart contracts tienen muchos beneficios, sobre todo en lo que respecta a los tiempos y a la seguridad del cumplimiento, en tanto una vez que se cumple la condición se ejecutan de forma automática.

Sin perjuicio, presentan diversos desafíos (y en algunos casos contradicciones) con el  ámbito jurídico. Destacamos:

  • Si una de las partes es la que configura el código, probablemente serán contratos de adhesión en tanto la otra parte no tenga posibilidades de negociar o de modificar las disposiciones, por lo que se tendrá que atender diversos aspectos, como por ejemplo que no haya cláusulas abusivas.
  • Hay que atender que el consentimiento sea válido, en tanto menores e incapaces podrían estar contratando de esta manera, lo cual afectaría su validez.
  • En caso de que se configure la nulidad del contrato o fuerza mayor que imposibilite el cumplimiento, se podrían generan múltiples problemas en tanto la tecnología blockchain es inalterable.
  • Si se utilizan para bienes y servicios, en caso de que el consumidor quiera desistir de la compra, teniendo en cuenta que la blockchain es irreversible e inalterable, se podrían generar inconvenientes.
  • Considerando que la tecnología blockchain es descentralizada y distribuida, es muy difícil poder identificar a los responsables del tratamiento y procesamiento de los datos personales.
  • Además es pública y transparente, por lo que diversos integrantes pueden acceder a la información, pudiendo afectar el consentimiento otorgado.
  • Por otra parte, no es posible modificar o suprimir las transacciones que se realizaron, por lo que también se podrían estar vulnerando derechos de los titulares de los datos, como es el derecho al olvido.
  • Finalmente, otro elemento que genera desafíos es lo vinculado a la jurisdicción aplicable, al ser la tecnología blockchain virtual y descentralizada, puede ocurrir que las partes estén en diversos países y además que la legislación sea diferente o incluso contradictoria.

Sin duda aún falta mucho por desarrollar, es importante ir identificando los diversos retos y contradicciones que pueden surgir respecto a las regulaciones actuales, a fin de ir buscando soluciones que faciliten la universalización de la tecnología en un todo conforme a los derechos fundamentales.

Fuente: Profesora Susana Checa Prieto, Universidad de Nebrija, Derecho Informático y Nuevas Tecnologías.

Jueces Robots? … a eso vamos.

Les comparto una noticia publicada recientemente que me resultó muy interesante:

Estonia se ha convertido en el primer país del mundo en proponer oficialmente la creación de un juez robot que sirva para descongestionar los juzgados del país. Y el encargo no ha recaído ni en juristas de reconocido prestigio ni en abogados con años de experiencia en el sector legal. El responsable del proyecto será Ott Velsberg, informático de profesión que ostenta el cargo público de responsable de datos de Estonia.

Eso no quiere decir que no se tenga en cuenta la opinión de los expertos en el mundo del derecho, pero sí pone de manifiesto la complejidad a la hora de encontrar perfiles profesionales donde han de confluir conocimientos hasta ahora propios de profesiones diferenciadas: abogado, ingeniero, informático, gestor de procesos, economista…

Aunque el caso de Estonia pueda sonar muy futurista y un proyecto a largo plazo, la realidad es que el sector jurídico ya está cambiando. Y lo hace a gran velocidad. Si hace cinco años era difícil encontrar un despacho que hablara sobre inteligencia artificial (IA), hoy resulta casi imposible que uno de los grandes bufetes internacionales no haya adquirido una licencia de software predictivo o, incluso, desarrollado su propio programa de IA.”

Para leer la nota completa, hacer click: Expansión

Fuente: Expansión.

Los algoritmos discriminan?

book-education-graphing-paper-167682.jpg

Los datos y los algoritmos tienen un rol cada vez más importante a la hora de realizar elecciones, en tanto con el análisis de la información podemos tomar decisiones con mayores fundamentos, más velocidad y menos errores. Sin duda lo anterior resulta muy beneficioso, pero se están planteando casos de discriminación, en tanto los algoritmos se alimenten de datos o criterios que –intencionalmente o no- pueden no ser neutrales y pueden terminar discriminando o vulnerando a determinados grupos.

Por ejemplo, hace poco se difundió que Amazon iba a prescindir de una Inteligencia Artificial de reclutamiento porque discriminaba a las mujeres. ¿Cómo una máquina puede discriminar?  — porque según se difundió, el sistema había sido alimentando con los datos de los perfiles de los ex trabajadores de los últimos 10 años, los cuales en su mayoría eran hombres. El sistema entendió que los hombres eran preferibles para cargos de software o puestos técnicos, por lo que penalizaba a las postulantes cuyos CVs incluían la palabra “mujer”[1].

Asimismo, se difundieron casos respecto a supuestos de racismo, por etnia u origen, de seguros médicos, de seguros para automóviles, etc… como señala Cathy O´Neil, PhD de Harvard, pensamos que las matemáticas son neutrales, pero en realidad no lo son, los algoritmos son pensados, elaborados y desarrollados por personas, que pueden tener diversos intereses y de esta forma manipular la toma de decisiones[2].

En vista de esta situación y de otras, de las cuales se está tomando conciencia, el pasado 8 de abril la Unión Europea publicó los lineamiento éticos para el desarrollo de una Inteligencia Artificial (IA) confiable, que parte de la base de que la IA debe: cumplir con las leyes y con las regulaciones, respetar los principios éticos y los valores, y establecer sistemas seguros técnica y socialmente[3].

Se establecieron 7 claves principales:

  • EMPODERAR A LAS PERSONAS Y SUPERVISIÓN: ayudándolos a tomar decisiones más informadas y a promover sus derechos.
  • SEGURIDAD: Los sistemas deben ser seguros y tener un plan de recuperación.
  • PRIVACIDAD Y CONTROL DE DATOS: asegurando el control, la integridad, la calidad y el acceso legítimo.
  • TRANSPARENCIA: el sistema y el modelo de negocios debe ser transparente, además los sistemas de IA y sus decisiones deben explicarse adaptándose al interesado.
  • DIVERSIDAD, NO DISCRIMINACIÓN Y EQUIDAD: debe evitarse los sesgos injustos, que podrían derivar en la marginación de grupos vulnerables. Deben ser accesibles para todos, independientemente de cualquier discapacidad e involucrar a las partes interesadas relevantes en todo el ciclo.
  • BIENESTAR SOCIAL Y AMBIENTAL: deben beneficiar a todos los seres humanos, por lo que deben ser sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.
  • RESPONSABILIDAD: debe haber mecanismos para garantizar la responsabilidad y la rendición de cuentas de los sistemas de IA y sus resultados. Es clave la posibilidad de auditar y de evaluar los algoritmos, así como el proceso de diseño.

Es importante poder incorporar estos aspectos, a fin de dar seguridad y transparencia, promoviendo la innovación y el desarrollo de las nuevas tecnologías, sin vulnerar los derechos fundamentales.

[1]EL PAIS, URL: https://elpais.com/tecnologia/2018/10/11/actualidad/1539278884_487716.html

[2]BID: https://blogs.iadb.org/administracion-publica/es/quien-nos-protege-cuando-big-data-facilita-la-discriminacion/

[3]https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/ethics-guidelines-trustworthy-ai